Intervención con pintura de clorocaucho sobre una pasarela de cemento situada en la zona portuaria de Vilagarcia de Arousa (Pontevedra). 2´40 x 80 m. Este proyecto formó pare de la XXXI Bienal de Pontevedra 2010.













El caldero fué expuesto en el Museo de Pontevedra Edifio Monteagudo. El objetivo fue incorporar esta versión contemporánea de cerámica mediterraneo junto con objetos antiguos.