Pintura mural en homenaje al Guarda Ríos, quien construyo esta pequeña casa, en el rural gallego de los años 80, para sus proyectos personales y para asegurar la supervivencia de próximas generaciones. 2018